Cómo enfriar bebidas rápidamente sin hielo depende de la cantidad de líquido, del material del recipiente y de otros factores.

¿Qué sucedería si de forma inesperada no disponemos de hielo o de un buen frigorífico para enfriar nuestras bebidas?

A veces por despiste y otras por las circunstancias, es fácil que nos encontremos en una situación como esta y necesitemos enfriar la bebida de forma rápida. ¿Quieres saber cómo enfriar bebidas rápidamente sin hielo? Te lo explicamos.

Depende de la cantidad de líquido que queramos enfriar, del material del que esté hecho el recipiente y de otros factores conseguiremos antes nuestro objetivo.

Pero vamos a explicar unos sencillos trucos para saber cómo enfriar bebidas rápidamente sin hielo.

El botijo, una forma rápida y eficaz de enfriar el agua

Aunque las nuevas generaciones se hayan perdido este milagro, vamos a recordar la forma más sencilla y eficaz de enfriar agua sin hielo: mantener el agua en un botijo.

De todos es sabido que es un mecanismo simple, pero quizá no todos sepamos como funciona y es la clave de otros trucos que explicaremos más adelante.

Los botijos están hechos de un barro arcilloso que otorga a las paredes una cierta porosidad. A través de estos poros, se filtra el agua de su interior, y, una vez en contacto con el medio ambiente, se evapora.

Para ello, necesita un aporte de energía. Una parte del calor la suministra el entorno, pero al no ser suficiente, lo toma de la propia agua del botijo, enfriándola.

El grado de enfriamiento dependerá de varios factores: volumen de agua del botijo, condiciones ambientales, y, sobre todo, la temperatura exterior.

Cuando mayor sea, más rápida es la evaporación, pero no el proceso de enfriamiento, llegando a enfriar el agua hasta 8 °C.

Envolver con un paño una botella o lata para enfriarla

Algo similar ocurre cuando envolvemos con un paño mojado una botella o la lata. Pasados unos 15 minutos podremos observar que el agua se evapora de manera natural por efecto del calor ambiental.

Para evaporarse necesita consumir energía que la toma de donde la tiene más a mano, es decir, de la botella o refresco que envuelve el paño.

No estará tan fría como recién sacada de la nevera, pero conseguiremos reducir la temperatura de la bebida varios grados, entre  3  y 4 °C.

Lo suficiente para que resulte agradable tomarla.  Pero aún resultará aún más eficaz si después de envolver la bebida en un paño mojado (también se puede utilizar papel de cocina) la metemos en la nevera. Así, conseguiremos enfriar bebidas rápidamente sin hielo.

Cómo enfriar bebidas rápidamente sin hielo: alternativas

Otra alternativa. Si te has quedado sin bebidas frías, puedes usar el viejo truco de los bares de congelar unos cuantos vasos mojados previamente. En tan solo unos minutos se habrá formado hielo alrededor de ellos y podrás utilizarlos para enfriar bebidas rápidamente.

Si eres un aficionado al vino y te gusta disfrutar de ellos a la temperatura precisa, seguramente tendrás en casa un enfriador eléctrico.

Pues bien, este aparato no solo sirve para el vino, también sirve para enfriar bebidas rápidamente. Puedes encontrar enfriadores de dos tipos: de placas y eléctricos.

Estos últimos son muy rápidos y enfrían una botella en tan solo tres minutos. El problema de los más sencillos es que no son tan efectivos pero sí son muy útiles para mantener el frío mientras lo disfrutas si no tienes una cubitera con hielos.

Tareca, Vending que te hace feliz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies