Las diferencia más destacables  entre batido, licuado, smothies y zumos depende de los ingredientes empleados, el procedimiento utilizado para obtenerlos, su textura o presentación y, en su caso, las posibles mezclas con otros ingredientes. Y sí, hay un elemento común a todos ellos, la fruta. Pero veamos cómo y de qué manera está presente en cada uno de ellos.

Zumos, licuados, batidos o smothies. Con antioxidantes, détox, sin azúcares añadidos, con leche o con yogurt, frescos o concentrados… para desayunar, como almuerzo, en la oficina…Son el producto estrella en las cartas de cafeterías y restaurantes, en el supermercado O en las máquinas expendedoras. Pero ¿de qué estamos hablando en cada caso?

Batido, licuado, smothies, zumos…todos se hacen con fruta

Batidos, licuados, zumos, smoothies...diferencias

Ya sea un hábito saludable o una moda pasajera, vamos a tratar de resolver esta duda de la manera más fresca y natural posible.
Básicamente, la diferencia entre unos y otros depende de los ingredientes empleados, el procedimiento utilizado para obtenerlos, su textura o presentación y, en su caso, las posibles mezclas con otros ingredientes. Y sí, hay un elemento común a todos ellos, la fruta. Pero veamos cómo y de qué manera está presente en cada uno de ellos.

  1. Zumo. El rey por derecho propio. Ese que hemos visto preparar en casa exprimiendo la fruta justo antes de consumirla, a mano o con exprimidor. A él nos referimos cuando pedimos un zumo natural en cualquier cafetería o restaurante. ¡Que no te vendan otra cosa! Si no procede de fruta exprimida…no es zumo. El zumo no es más que el líquido que se extrae de la fruta, o verdura. La textura puede incluir parte de la pulpa y su consistencia es prácticamente líquida. No se le añade ningún otro ingrediente líquido, es decir, ni leche ni agua, aunque sí puede mezclarse con otras frutas y/o verduras.
  2. Licuado. Al igual que el zumo, consiste en la extracción del jugo de las frutas y/o las verduras pero, en este caso, sin presencia de pulpa. Es, de entre todas las formas de preparación, la que tiene una apariencia más líquida. La extracción suele realizarse de manera mecánica, normalmente con una licuadora. Su ventaja, que permite extraer el jugo de frutas y verduras que no pueden exprimirse o tienen muy poca cantidad de zumo. Además puede prepararse sin eliminar la piel de muchas de ellas y así aprovechar las vitaminas que contiene. La desventaja, que es necesaria mucha mayor cantidad de fruta fresca para obtener la misma cantidad de zumo que en el resto de las preparaciones.
  3. Batidos. Como su propio nombre indica, son el resultado de mezclar con una batidora fruta y otros líquidos, normalmente zumo o leche, pero también pueden prepararse con yogurt o helado, lo que ayuda a que la bebida sea más espesa y cremosa. Tienen por tanto una consistencia algo más densa que los zumos. Según los ingredientes utilizados y textura deseada, variaremos la proporción de fruta al batirlos. Pero no olvidemos que el batido es la única denominación que se utiliza para referirse además a otras bebidas que no contienen fruta. Los tradicionales batidos de chocolate, vainilla o fresa suelen estar hechos a base de leche como ingrediente principal. Y se mezclan en una batidora con helado de alguno de estos sabores, obteniendo una bebida cremosa de consistencia similar a la que se obtiene en las recetas que sí incluyen fruta.
  4. Smoothies. Este término de origen anglosajón se ha adoptado para referirse a la mezcla de zumos o frutas con otros ingredientes. La principal diferencia entre un smoothie y un batido es que el primero debe incluir un elemento congelado, ya sea helado, yogur o simplemente hielo. Los ingredientes se tienen que mezclar muy bien para que quede una bebida densa y homogénea, algo más espesa que el batido.
    Sabiendo ya la principal diferencia entre ellos, podremos realizar una elección más acertada en función de nuestras necesidades y gustos. La posible presencia de lácteos, así como de azúcares añadidos debe mencionarse en la descripción de estos productos. De esta manera cuando elegimos entre un zumo o un batido dependerá, al margen de posibles intolerancias, de si priorizamos la ligereza, la frescura de la fruta, la presencia de vitaminas y el aporte hídrico, o si por el contrario buscamos una mayor sensación de saciedad, la presencia de las proteínas lácticas, o su aporte nutritivo.

Tareca Vending

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies