¿Sabes cuál es la diferencia entre las bebidas isotónicas y las bebidas energéticas? Aunque ambas tienen características comunes y están indicadas para atletas, deportistas y para personas que practican actividades físicas prolongadas e intensas, existen matices que las diferencian.

Bebidas isotónicas y energéticas en el vending Valencia

En el caso de las bebidas isotónicas, presentes en nuestras máquinas de vending, su fórmula está pensada para suplir las necesidades relacionadas con el ejercicio físico y facilitar la rehidratación durante y después de la práctica de ejercicios intensos. Es decir, son bebidas que reponen el agua y las sales minerales que se pierden por el sudor y la orina.

Por eso, las bebidas isotónicas suelen contener los minerales que más relación tienen con la actividad física: sodio, potasio, magnesio, calcio y cloro. No obstante, también suelen contener hidratos de carbono, en proporciones discretas, como componente energético y también para facilitar la absorción de las sales.

Lo ideal es que este tipo de bebidas se consuma si se pierde más del 2% de peso corporal durante la actividad física. Pero, por lo general, son muy adecuadas para beberse antes, mientras y después del ejercicio; quizás acentuándose tras él. Como dato curioso, además, tienes que saber que la bebida isotónica ayuda a la recuperación después de un trail (carrera de montaña), ya que al ingerirlas aportas sales minerales, electrolitos y glucosa para que tus músculos no se agarroten, evitando que aparezcan las agujetas.

Las bebidas de energéticas, por el contrario, se elaboraron con la presencia de estimulantes de las sustancias del sistema nervioso central para mejorar la resistencia, aumentar la concentración, impedir el sueño, proporcionar una sensación de bienestar, estimular el metabolismo y ayudar a eliminar las sustancias dañinas del cuerpo.

Las bebidas energéticas aportan principalmente carbohidratos en formato líquido y de absorción rápida para proporcionar energía durante el ejercicio. La parte energética deriva de estimulantes como el ginseng, el guaraná o la cafeína, por eso, reducen la sensación de cansancio y aumentan la atención.

A diferencia de las isotónicas, la proporción de energía es mayor, y los hidratos de carbono empleados suelen ser de más rápida asimilación. También acostumbran a tener sales, pero en menor cantidad que las bebidas isotónicas.

Con este tipo de bebidas es cierto que el organismo adquiere una mayor energía, pero debes consumirlas con mucho cuidado y en cantidades pequeñas. Sobre todo, porque, por ejemplo, muchas bebidas energéticas tienen entre 70 y 200 miligramos de cafeína por botella y la dosis diaria recomendada para una persona adulta se encuentra en torno a 250 miligramos. Y también, porque pueden provocar deshidratación por su efecto diurético. En determinadas ocasiones, e incluso para determinadas personas, la ingesta de bebidas energéticas debe ser controlada por un médico.

Si queremos clasificar una bebida como isotónica o energética tenemos que observar las proporciones de carbohidratos y de sales para inclinar la balanza hacia una de las dos opciones. Y, siempre, elige una u otra con cabeza, siguiendo las instrucciones que se indican en cada una de ellas y sin olvidarte de que durante el ejercicio físico también has de ingerir agua. El agua es siempre el principal sistema de hidratación.

Tareca Vending

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
logo tareca

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas ninguna novedad

Genial! Tu inscripción se ha realizado correctamente. Revisa tu email para confirmar la suscripción.