Según el Observatorio Sectorial DBK de Informal, la actividad de las máquinas de vending se vio impulsada en 2016, con un crecimiento de casi un 2% respecto al año anterior. Las máquinas de café y bebidas calientes son las que más crecieron (un 6,8%), seguidas de las de alimentos (un 5,8%) y las de bebidas frías (un 4,5%).

Estos datos demuestran que el vending es una opción perfecta para tu empresa. Pero además, contar con una máquina de vending en tu empresa va a ser una de las mejores apuestas que puedes realizar. Por un lado ofreces un servicio a tus empleados en el lugar de trabajo. Y por otro, contar con este servicio aporta una imagen positiva del propio lugar, contribuye a mejorar el ambiente y mejora la productividad de los empleados.

Todo ello redunda en beneficio de la empresa. Pensemos en una máquina de café en la oficina. Es un lugar por donde pasan casi todos los empleados. Y muchas veces coincidirán. Esto genera conversaciones entre ellos sobre lo que están trabajando y puede ayudar a poner ideas en común e incluso a que surjan buenas y nuevas ideas para el trabajo. Son lo que se conoce como descansos activos, reuniones entre empleados que ayudan a desconectar pero a la vez crean nuevas relaciones y sinergias que pueden beneficiar a la empresa.

Pero además se puede obtener más rendimiento de esa inversión. Hay estudios que señalan que los empleados son más eficaces si tienen una máquina de vending en la oficina. Si hay que salir a comprar comida o café pierden tres veces más  tiempo que los que no salen. Y no hay que olvidar que el tiempo es un recurso fundamental en la actualidad. Con una máquina de vending no tendrás la sensación de que tus trabajadores pierden mucho tiempo tomando café o en el almuerzo.

Además tienen los productos disponibles a cualquier hora, no tienes que marcar horarios y la gente siente más libertad.

Eso sí, hay que asegurarse de elegir una máquina fiable y de calidad. A la hora de elegir una máquina de vending ten en cuenta varios factores:

  • Que la empresa tenga un servicio post venta que se encargue de su mantenimiento. Así tú no tienes que preocuparte por nada, la empresa se encarga de abastacer la máquina y si se estropea venir a arreglarla.
  • La experiencia de la empresa en el sector.
  • El número de empleados de tu empresa, para adaptar la máquina a tus necesidades.
  • Las modalidades de pago.
  • Los productos que sean de calidad.

Este último punto es importante si quiere que sus trabajadores acudan a la máquina de vending y consuman, además de que se sientan mejor considerados. Una buena opción para la plena satisfacción de los trabjadores es preguntarles qué tipo de productos quieren encontrar: refrescos, aguas, snacks, café de comercio justo, bebidas calientes, bocadillos, ensaladas, higiene personal … las opciones son  múltiples pero siempre hay que tener en cuenta que si son de calidad dará a entender que es una empresa que se preocupa por sus empleados y eso redundará en un incremento de su productividad y por consiguiente, en un aumento de los beneficios de la empresa.

Está demostrado que el vending es una apuesta segura. Solo tienes que dejarte asesorar y elegir aquella máquina que mejor se ajuste a las necesidades de tu empresa. Disponer de un vending de café o de bebidas y alimentos puede mejorar el ambiente y las relaciones internas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies