El reverse vending es una nueva tendencia del sector las máquinas expendedoras. Como su nombre indica, en estas máquinas el proceso de venta se invierte. Son unas máquinas de reciclaje de residuos con forma de máquina de vending. El usuario no adquiere un producto, sino que es él quien lo introduce en la máquina. Suelen ser envases utilizados como papel, plásticos, latas, vidrio, botellas PET… y a cambio de reciclar recibe un incentivo en forma de dinero en metálico, descuentos, premios o tarjetas de fidelización.

Su funcionamiento es muy sencillo. Las máquinas poseen un dispositivo que reconoce la densidad del material a reciclar. Una vez se ha introducido el producto, la máquina separa según el tipo de residuo (si es de las que acepta varios tipos de material), lo comprime y lo almacena en su contenedor correspondiente. Y por cada producto que se recicle el usuario recibe el incentivo.

Para las empresas colocar una máquina de reverse vending, junto a las otras máquinas expendedoras puede aportar muchos beneficios. Principalmente a su imagen de marca ya que así tramiten una imagen de responsabilidad medioambiental. Los consumidores cada vez están más concienciados con el respeto al medio ambiente y contar con una máquina de reverse vending puede ser un factor decisivo para que los trabajadores se sientan más a gusto en la empresa y los clientes se decidan a contratar sus servicios.

Además, también transmite una imagen de empresa innovadora y tecnológica, ya que se apuesta por algo novedoso y diferente. A ello se une que una máquina de reverse vending es el complemento perfecto para las máquinas expendedoras. Así la zona donde se encuentran se mantiene limpia de envases.

Una de las primeras empresas en apostar por este sistema en España fue Yahoo España. En esta compañía se puso un reverse vending para separar y recuperar los envases de bebidas consumidas en sus oficinas. Esos envases recuperados se traducían en dinero que se donó a una ONG. Con esta iniciativa, Yahoo España consiguió reducir la huella de carbono para estos productos en un 70%.

Algunas empresas más han seguido el ejemplo, aunque de momento, el reverse vending se va abriendo camino en España a través de pequeñas iniciativas locales. Los ayuntamientos, en colaboración con las asociaciones de comerciantes, han puesto en marcha campañas con reverse vending para fomentar el reciclaje. Los usuarios eran premiados con puntos acumulables que luego podían canjear por regalos o descuentos en los comercios. Así el reverse vending se aprovecha para fomentar el reciclaje y la concienciación ciudadana.

Algo que se están planteando algunas administraciones autonómicas, como la valenciana. El reverse vending se quiere utilizar para introducir un Sistema de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR) en los comercios. Un sistema que no gusta a todo el mundo por los costes y el esfuerzo que supone, pero con el que se podría recuperar más envases. Además, de ser un modelo de negocio muy interesante para el sector del vending puede ser un complemento perfecto para el actual sistema de recogida de envases.

El reverse vending es una tendencia al alza, debido a que los consumidores cada vez están más concienciados y respaldan las iniciativas socialmente responsables. Seguro que en los próximos años será un segmento de gran crecimiento. ¿Te apuntas?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies