Cómo hacer rosquilletas de sobrasada. Sigue nuestra receta y de una manera rápida y sin complicaciones conseguirás que estén listas, doradas, crujientes e irresistibles a cualquier hora del día.

Son el snack perfecto para preparar en casa y conquistar a mayores y pequeños. Las rosquilletas de sobrada son muy sabrosas, necesitas pocos ingredientes y tienen muchos adeptos entre los amantes de lo auténtico y lo tradicional.

Además, las rosquilletas de sobrasada son ideales para un aperitivo en familia o con amigos, un almuerzo rápido, un tentempié en el trabajo, en la playa o en el campo.

Una vez horneadas no precisan envasado ni una determinada temperatura de conservación. Podrás llevarlas contigo cuándo y dónde quieras, y disfrutarlas sin temor a que se estropeen durante más de un día.

Si disfrutas de la compañía de pequeños en la casa, aprovecha esta receta para invitarles a dar sus primeros pasos en cocina.

Se lo pasarán en grande aprendiendo cómo hacer rosquilletas de sobrasada, amasando, cortando y enrollando. Y lo mejor, el resultado está garantizado.

Crujientes y recién horneadas, estas rosquilletas de sobrasada son una tentación para la vista y el paladar.

Ingredientes para hacer rosquilletas de sobresada

  • Para la masa 
    350gr de harina
    125ml de vino blanco
    125ml de aceite de oliva
    1 cucharadita de sal
  • Además
    1 huevo
    100gr de sobrasada

Pasos para hacer rosquilletas de sobrasada:

Mezcla en un bol mediano el aceite, el vino blanco y la sal. Añade la harina poco a poco mientras remueve, procurando que no queden grumos. Trabaja la masa dentro del bol hasta que adquiera una consistencia compacta. Después, continúa amasándola sobre la mesa de trabajo o sobre cualquier otra superficie que hayas espolvoreado con harina previamente.

Sabrás que la masa ya está lista cuando deje de pegarse a las manos y a la superficie. Cuando llegue a ese punto, envuelve el bol con un film de cocina  y déjala reposar en la nevera durante media hora.

Pasado este tiempo, parte la masa en pequeñas porciones y trabájalas con el rodillo hasta convertirlas en láminas de unos 2 o 3 milímetros de grosor. Una vez extendida la masa, córtala en rectángulos del mismo tamaño.

Coloca la mezcla de la rosquilleta, en este caso la sobrasada, en un extremo del rectángulo y enróllalo con cuidado. Pásalo a la bandeja del horno y repite esta operación hasta que hayas acabado con todo el relleno.

Una vez tengas tus rosquilletas enrolladas, píntalas con huevo batido y un pincel. Te recomendamos que utilices un papel de hornear sobre la bandeja. Además de ser más limpio, evitarás que se peguen y te resultará más fácil sacarlas del horno.

Como puedes ver, es una receta rápida y sencilla que puedes preparar en compañía de los más peques e introducir todas las variaciones que tú quieras.

Puedes cambiar la forma de enrollado, buscar formas más imaginativas o probar con diferentes rellenos. Por ejemplo, ¿por qué no le añades unas anchoas? ¿O un poco de queso gratinado por encima?

Esta misma masa que te hemos explicado en esa explicación de cómo hacer rosquilletas de sobrasada te sirve para dar forma a empanadas y empanadillas. Así como a frivolidades dulces y saladas.

Es la receta perfecta para elaborar de manera artesanal unas deliciosas rosquilletas, aprovechando para su relleno cualquier cosa que tengas por la nevera, o descubrir nuevas formas y rellenos que conquistarán a tu familia y tus invitados.

Tareca, vending que te hace feliz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies