¿Cómo comer sano fuera de casa? El verano, las vacaciones, el buen tiempo invitan a disfrutar de otro tipo de actividades y espacios al aire libre. Comer en la playa, en el campo o en un restaurante mientras visitas la ciudad se convierte durante estos meses en algo habitual.

Comer fuera de casa no tiene porqué ser incompatible con llevar una dieta saludable.

Bocadillos, refrescos, aperitivos, fritos, helados… o lo que es lo mismo, exceso de carbohidratos, grasas saturadas, azúcares y calorías que terminan teniendo consecuencias visibles en la báscula y suponen un riesgo para nuestra salud.

Así es que, si no quieres que este verano tus comidas fuera de casa se conviertan en el enemigo de tu dieta, seguir estos sencillos consejos puede servirte de gran ayuda.

Si prestas atención a las recomendaciones de los profesionales en dietética y nutrición sobre cómo comer sano fuera de casa, te darás cuenta de que muchos de ellos coinciden en dos recomendaciones básicas: respetar las cinco comidas diarias y tener a mano productos saludables para tus tentempiés, meriendas o almuerzos.

Recomendaciones para comer sano fuera de casa

En Tareca nos hemos dado cuenta de que, como empresa especializada en vending, podemos aportar nuestro granito de arena en alguna de estas recomendaciones y servirte de ayuda para conseguir tu objetivo: cómo comer sano fuera de casa.

  • Lleva una dieta acorde con tu actividad. Si vas a caminar, realizar alguna actividad física o deportiva, especialmente si vas con niños, lleva contigo algún suplemento para reponer fuerzas por el camino.

Los frutos secos y las barritas energéticas y de cereales son perfectas. Son calorías de calidad, ocupan poco espacio y aguantan bien el calor. En las máquinas de Tareca puede encontrar una amplia gama de productos de este tipo.

  • Haz previsiones para resolver las comidas cuando estés fuera de casa. Si no puedes llevarte la comida, y el restaurante o el chiringuito son tu única opción, infórmate sobre la oferta gastronómica del lugar.

La mayoría de las páginas web dan información sobre el tipo de cocina que ofrecen. Incluso hay restaurantes que destacan entre su oferta las opciones más saludables.

  • Come algo saludable a media mañana. De esta forma evitarás llegar a la comida o al restaurante con hambre excesiva, incluso con ansiedad.

No pagues tu ayuno involuntario con un atracón. Además de comer más de lo necesario, es muy probable que tengas molestias digestivas. Es cada vez más frecuente encontrar fruta y otros productos frescos en las máquinas de vending. Pero también es una opción muy interesante los frutos secos y otros productos horneados. Recuerda que Tareca tiene puntos de venta en la calle, en hoteles, campings, estaciones, centros comerciales…para que puedas saciar tu hambre con un bocado sano en cualquier momento.

  • El agua es siempre la mejor opción para beber. Debemos prestar atención a los niveles de hidratación de nuestro cuerpo en estos meses.

El calor hace que evaporemos líquidos a un ritmo superior al habitual. Asegúrate de beber el agua suficiente para evitar los efectos de la deshidratación.

  • Elige bien el menú. No es cierto que comer fuera signifique comer más cantidad peor. Tú eliges lo que te comes.

Siempre hay opciones más saludables o equilibradas en la carta. Evita los fritos, las salsas y deja los menús “degustación” para las ocasiones especiales.

  • No es imprescindible terminarse el plato. Cuando comemos en restaurantes solemos hacerlo porqué “nos da pena tirar la comida”. Es preferible pedir que te lo pongan para llevar a que luego te lo tengas que “quitar”.

Las raciones de bares y restaurantes no tienen una medida estándar.

  • A veces »menos es más». Elige platos simples que no contengan demasiado ingredientes ni condimentos.

De esta forma te será más fácil controlar qué comes.

  • Reivindica la dieta mediterránea. Las salsas, la nata y la bechamel son demasiado pesadas y no se llevan bien con el verano.

Pide que te las sirvan aparte. Escoge las que están hechas de tomate u otros vegetales. Para los aliños será siempre preferible utilizar aceite de oliva.

  • Opta por un postre sano. Si te apetece, selecciona fruta fresca, un lácteo o un sorbete y evita las tartas, pasteles o helados.
  • Busca el equilibrio. Los primeros platos suelen llevar menos calorías, menos grasas y más carbohidratos complejos que los segundos, por lo que son más aconsejables para controlar el peso y el colesterol.

Respecto a los segundos, elige carnes magras y pescados. Acostúmbrate a pedir las cosas a la plancha, a la parrilla o asadas y acompañadas de ensaladas, verduras cocidas o a la plancha. No perderás ni un ápice de sabor y ganarás mucho en salud.

Tareca Vending

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies