¿Quieres saber cómo hacer tortitas caseras? Es una receta sencilla a base de harina y agua, o leche, con o sin levadura, que se cocina a modo de tortita sobre una superficie caliente, plancha, sartén o similar.

Para algunos son simplemente tortitas caseras. En la cultura anglosajona y especialmente en EE UU son conocidos como pancakes y los franceses tienen su propia receta en forma de crepes. Sin embargo todos ellos tienen un denominador.

Lo cierto es que esta preparación tan básica está presente en prácticamente todas las culturas y rincones del mundo.

Las tortitas caseras en cualquiera de sus versiones podrían considerarse pura cocina de supervivencia en muchos lugares. Y esta es precisamente la base de su éxito. Una receta con pocos ingredientes, básicos y de poco coste que admite casi cualquier acompañamiento.

Aunque actualmente los asociemos las tortitas caseras a la sociedad norteamericana o a la anglosajona en general, hay quien ve en el origen de los pancakes una conexión con la tradición religiosa en algunas culturas.

En algunos casos las restricciones del culto no se limitaban al consumo de carne, sino también de manteca, huevos, queso o leche.

Así que, quienes observaban el ayuno empezaron a hacer una pasta a base de harina de trigo y agua que se cocinaba extendiéndola en capas muy finas sobre piedras muy calientes.

Hoy en día la familia de los pancakes es muy amplia y sus múltiples variantes se encuentran por toda Europa y el continente americano. Al fin y al cabo, los famosos crepes franceses o belgas no son sino una tortita más fina, al igual que la pasta de los cannoli italianos, que se rellenan con chocolate y queso ricota.

En Alemania tienen sus propias tortitas caseras a base de patata.

Del mismo modo que los placki ziemniaczane son toda una institución gastronómica en Polonia. En Rusia y otros países limítrofes los blinis se comen a cualquier hora del día, dulces o salados, rellenos de carnes o como base para cualquier pescado ahumado.

Y en los pases de Sudamérica se conocen como panqueques. Son muy parecidos a las crepes, con una masa delgada que puede rellena con mermelada o dulce de leche, aunque algunos las prefieran saladas con pollo o verduras.

Tal es la popularidad de esta receta tan hogareña y familiar que en los países anglosajones que en Gran Bretaña, Australia, Irlanda, Nueva Zelanda y algunas zonas de Estados Unidos se celebra el Pancake Day, Pancake Tuesday o Shrove Day, que coincide con el Martes de Carnaval, en el inicio de la Cuaresma.

Después de conocer estas curiosidades entorno a esta receta tan popular, vamos a conocer cómo hacer tortitas caseras de manera rápida, fácil y sencilla. Las cantidades son suficientes para unas 12 tortitas, aunque eso depende del tamaño final que prepares.

Ingredientes para hacer tortitas caseras

  • 8 gr. de levadura en polvo o impulsor químico (aproximadamente una cucharada sopera).
  • 1 pizca de sal.
  • 200 ml. de leche (1 vaso).
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de postre de mantequilla.
  • 150 gr. de harina de trigo.
  • 1 cucharada sopera de azúcar.

Cómo hacer tortitas caseras paso a paso

Mezcla bien en un bol los ingredientes secos: la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Derrite por otro lado la mantequilla en una sartén y luego, con la ayuda de unas varillas, júntala con el huevo, la leche y la mantequilla.

A continuación vierte el líquido encima del bol de los ingredientes secos, poco a poco, mientras vas mezclándolo con las varillas. Así te aseguras de que no quedarán grumos. Deja unos minutos reposar y…listo! Ya tienes la masa preparada.

Coge una sartén pequeña antiadherente y ponla encima del fuego hasta que alcance una temperatura media-alta. No necesitas untarla con grasa o aceite, pues la mantequilla que hemos añadido a la masa ya hace que no se pegue.

Lo ideal es que pongas la masa en una jarra o recipiente desde el que puedas ir echándola para verterla en la cantidad precisa. De esta manera la tortita tendrá el tamaño que tu prefieras.

Espera a que se formen esas típicas burbujas que se ven en la superficie. Cuando eso ocurra, dale la vuelta para cocinarla apenas unos 10 segundos más por el otro lado.

Un último consejo, una vez hechas ponlas en un plato, tápalas con un mantel de algodón por encima para que mantengan el calor hasta que lleguen a la mesa, calentitas y esponjosas.

Lo tradicional es servir una torre de tortitas a cada comensal, y que las riegue por encima con los ingredientes que prefiera, desde miel hasta siropes, pasando por mermeladas, nata, o simplemente fruta. ¡Y a disfrutar!

Tareca, Vending que te hace feliz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies