20 segundos. Ese es el tiempo que se  tarda en tomar una decisión de compra delante de una máquina de vending. Si para entonces el cliente potencial no se ha decidido por alguno de nuestros productos ya no habrá venta. Al menos así lo ha calculado Emanuele Frontoni, responsable del departamento de ingeniería informática de la Universidad Politécnica de Marche (Italia).

Conoce al usuario del vending Valencia

Según este profesor, las nuevas tecnologías permiten que las máquinas de vending actúen como un monitor con el que medir y conocer al usuario, analizar su rostro e incluso el recorrido que hace con la mirada para ver qué producto elegir. Gracias a esa información recopilada también ha podido calcular cuanto tiempo tarda en tomar la decisión adecuada y cuál es el tiempo límite para que decida que no quiere nada.

En el primero de los casos, entre 12 y 13 segundos es el tiempo óptimo en el que se toma la decisión de qué comprar. Pero si una persona pasa 20 segundos mirando los productos de la máquina de vending lo más seguro es que hayamos perdido un cliente. Es más, el profesor Emanuele Frontoni asegura que si se tarda más de 80 segundos en realizar la compra (desde que se toma la decisión hasta que se recoge el producto), ese cliente también lo habremos perdido para futuras adquisiciones.

Conocer esos datos puede ser de gran importancia para la industria del vending. Si no queremos perder clientes hay que hacer que el proceso de toma de decisión y de compra sea más sencillo. Por ejemplo, emplazando los productos de manera que se pueda agilizar la toma de decisión. Si los ordenamos por categorías, el consumidor sabrá de forma intuitiva dónde tiene que mirar para encontrar lo que está buscando rápidamente. Además trasladaremos una imagen mucho más agradable y cómoda, lo que sin duda redundará en futuras compras.

Otra opción es poner productos reclamo, que llamen la atención y estimule la curiosidad. A lo mejor ese producto es poco rentable pero bien situado y destacado puede atraer la atención del consumidor y elegirlo, cuando no estaba en sus planes ni era su primera opción. O también ese producto puede condicionar la compra de otros. Puede que el cliente no elija ese producto reclamo pero puede poner en la mente del cliente un concepto (por ejemplo comida saludable, ecológica…) y atraer su mirada hacia otros productos del mismo perfil que sean más atractivos para él.

También es importante ofrecerle varias formas de pago. Por mucho que al consumidor le apetezca ese snack o esa botella de agua si tiene que buscar las monedas en su bolsillo puede dilatar el tiempo más de lo debido y la decisión puede volverse negativa. Pero si le permites tener varias opciones, como el pago por móvil o con tarjeta, haces que el proceso sea más rápido y cómodo.

Facilitar la toma de decisiones es clave para atraer más clientes al vending y para no perderlos. Una buena presentación, la sencillez en los procesos y la rapidez son de gran ayuda, sobre todo si lo combinamos con las herramientas que nos ofrece la tecnología para conocer mejor a los clientes, saber cómo toman las decisiones de compra y así ofrecerles una mejor experiencia cuando acuden a nuestras máquinas.

Tareca Vending

Vending Valencia, Vending Castellón

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies