El vending para hoteles ofrece comodidad e independencia a los turistas que acceden al establecimiento. Por ello el vending para hoteles es una gran inversión a nivel de imagen e ingresos.

Comodidad e independencia. Son dos de los conceptos que más valoran los turistas cuando llegan a un hotel. Y son dos conceptos en los que el vending se mueve como pez en el agua. Por ello el vending para hoteles es una gran inversión. Y no solo por suponer un ingreso extra, también por la imagen de servicio que aporta.

El vending para hoteles aporta buena imagen

No se trata de sustituir el servicio de cafetería o el restaurante del hotel, sino de ofrecer un complemento más. El vending garantiza un servicio las 24 horas. Un complemento que, bien ubicado y con una buena variedad de productos, puede aportar buena imagen al hotel.

Si un cliente llega a las doce de la noche, lo más probable es que la cafetería o el restaurante del hotel esté cerrado. Con una máquina expendedora en sus instalaciones va a tener siempre servicio de alimentos y bebidas. Así se consigue mejorar el servicio al cliente y que este se sienta satisfecho.

Además, los mini bares están desapareciendo de las habitaciones de los hoteles, porque eran poco atractivos para los huéspedes. El precio de los productos hacían que, en muchos casos, los clientes se decantaran por comprar en tiendas los productos que deseaban. Con la consiguiente pérdida de ingresos para los hoteles. Por ello, la instalación de una máquina vending en una zona de paso se presenta como una alternativa que no debe dejarse escapar. El vending en hoteles es una gran inversión porque proporcionas la oferta, no tienes gasto en personal, la operadora de vending se encarga de la reposición y del mantenimiento y sacas beneficio de la venta del alimento o la bebida.

Es más, si en el hotel no hay servicio de restauración, el vending se convierte en un gran aliado. Puedes ofrecer bebidas calientes, frías, snacks  y sandwiches o ensaladas, garantizando un servicio que hará que el cliente se decida a consumir en tu establecimiento y no se vaya a una cafetería.

La versatilidad en el vending para hoteles

Pero además, otro motivo para considerar que el vending en hoteles es una gran inversión es su versatilidad. En los últimos años, el vending ha demostrado que es capaz de ofrecer un amplio abanico de productos. Ya no solo podemos encontrar bebidas y alimentos. También cabe en las máquinas una oferta de productos diferentes. Por ejemplo, pijamas, productos de higiene y parafarmacia, bañadores, toallas, chanclas, accesorios tecnológicos, souvenirs, libros… Las posibilidades son muchas y con ellas se mejora la calidad de servicio, la imagen del establecimiento y, por supuesto, los ingresos.

Lo mires por donde lo mires, el vending para hoteles es una gran inversión. Por ello si estás pensando en ampliar tu servicio con máquinas expendedoras, pregúntanos. Analizamos las necesidades y el perfil de tus clientes (no es lo mismo un hotel para jóvenes que uno para familias o un hotel de playa que uno de negocios) y diseñamos la máquina de vending a medida.

Además tendrás la garantía de la experiencia de Tareca. El vending que se desarrolla en Tareca está especialmente indicado para aquellas empresas, o centros con afluencia de personas, que exijan tener siempre a mano una restauración completa, funcionando las 24 horas y con productos de calidad, independientemente del segmento al que pertenezcan.

Tareca

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies