¿Qué es un snack? Patatas fritas o papas, frutos secos, rosquilletas, triángulos de maíz tostados, torreznos, … generalmente se consumen por placer o para satisfacer temporalmente el hambre.

Muchas veces han sido considerados como comida basura o como un acompañamiento a una bebida.

Sin embargo, en la actualidad un snack es mucho más que eso. Y en muchos casos puede ser una de las cinco comidas diarias que debemos hacer. ¿Qué es un snack? ¿Puede un snack ser saludable?

Un snack forma parte de la cultura popular de muchos países.

En muchos casos no tienen mucho (o ninguno) valor nutricional y tienen importantes cantidades de edulcorantes, conservantes, saborizantes, sal, y otros ingredientes que no contribuyen a cuidar la salud.

Snack, un producto más sano y equilibrado

Sin embargo no nos podemos quedar con esa imagen a la hora de explicar qué es un snack.

Porque, hoy en día, el concepto de snack está cambiando hacia un producto más sano, donde existe un equilibrio entre sabor y salud. Es decir, productos que cubren el placer que supone consumir un snack, pero eliminando el sentimiento de culpa.

Además para responder a la pregunta de qué es un snack debemos señalar que es un alimento que utilizamos para comer a media mañana o media tarde, que nos permite lograr un buen fraccionamiento, controlar el nivel de hambre o apetito y mantener al aparato digestivo ocupado y en actividad.

Entonces, ¿un snack puede ser saludable? Por supuesto que sí. Es más, es muy recomendable optar por esta alternativa para aportar nutrientes a nuestro organismo como como vitaminas y antioxidantes, ayuda a nuestro metabolismo y sacia el hambre.

Además, un snack bajo en calorías, contribuye a disminuir las posibilidades de aumentar de peso.

¿Qué es un snack saludable?

Un snack saludable es el que está compuesto por alimentos o ingredientes saludables como vitaminas, minerales, fibra, grasas saludables, hidratos de carbono complejos y proteínas vegetales….

Y no contiene nada que pueda perjudicar a nuestra salud. Este último concepto es clave, porque por ejemplo, un fruto seco natural o tostado es un snack saludable. Pero si está frito, lleva sal o azúcar añadido ya entra en la categoría de no sano.

¿Quieres ejemplos? Toma nota de estos cinco ejemplos:

  • Garbanzos al horno. Si los preparas con especias y los horneas durante 40 minutos te sale un tentempié rico y muy sabroso.
  • Chips de calabacín. Se corta muy fino el calabacín y las rodajas las untas en aceite de oliva y un poco de sal. Las metes al horno durante 40 minutos y después dejas que se enfríen al menos dos horas para que cojan la textura crujiente. Ya tienes unos chips similares a las papas pero más sanos. También los puedes preparar con otra verdura como la berenjena o la zanahoria.
  • Frutos secos. Cómo hemos señalado, unas almendras, nueces o avellanas naturales o al horno sin sal son una opción rica y sana para picar entre horas.
  • Rosquilletas de quinoa, espelta… Básicamente, las rosquilletas llevan harina, agua y aceite y si las acompañamos de otros ingredientes saludables como la quinoa o la espelta, mejor.
  • Brochetas de frutas. Ideal como snack a media tarde. Pelarlas, trocearlas y colocarlas en las brochetas no lleva más que unos minutos y estarás aportando a tu organismo vitaminas y minerales. 

Hay muchas más opciones para elegir tu snack saludable preferido. Y para disfrutar mientras sacias tu apetito sin sentirte culpable. Tú decides.

Tareca, Vending que te hace feliz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies