El turismo es una de las principales industrias de España. Ya no solo porque nuestro país reciba más de 80 millones de visitantes, una cifra que aumenta año a año, sino también porque muchos españoles prefieren quedarse en nuestro país y visitar otras regiones. Y eso repercute en muchas empresas, entre ellas el vending.

Reforzar la presencia de máquinas expendedoras en zonas turísticas sin duda ayuda a mejorar el servicio que se da a estos visitantes. Por ejemplo, las máquinas de vending en la Comunidad Valenciana, en las estaciones de tren, autobús o en el aeropuerto son una de las que más rentabilidad ofrecen, ya que da igual a qué hora lleguen los turistas, siempre podrán adquirir su botella de agua, su sándwich o su refresco.

Pero además, el vending es el complemento perfecto para la oferta de restauración que ofrece un hotel. Hay que pensar que el turista cada vez está mejor informado, controla más y mejor el gasto y busca la comodidad y la independencia. Una situación en la que el vending se mueve como pez en el agua. Además, ofrecen un servicio al que no pueden llegar ni el bar, ni el restaurante, ni el servicio de habitaciones del hotel. Y una máquina de vending ocupa poco espacio y proporciona un valor añadido que es muy apreciado y genera un ingreso extra para el hotel.

Vending y turismo

Las posibilidades del vending y el turismo son muchas. Un ejemplo es la iniciativa de una tienda de Florida que, además de alquilar todo tipo de utensilios para la playa, como sillas y sombrillas disponía de una máquina de vending que dispensaba bronceadores, juegos de playa o toallas. ¿Se imaginan un vending en Valencia similar en la playa de la Malvarrosa, en la de Gandía o en la de Cullera? Seguro que salvaba el día de playa a más de uno.

Es más, el pasado año una empresa diseñó una máquina capaz de dispensar protector solar de manera automática. En algunas playas de la Costa Brava y en los parques acuáticos de Sevilla o Benidorm se pueden ver algunas. Su funcionamiento es sencillo, por un euro dispones de 20 segundos para la auto aplicación de crema solar mediante una pistola nebulizadora.

Pero el vending no solo consiste en ofrecer bebidas y comidas, también se pueden utilizar las máquinas expendedoras para ofrecer información turística. Mapas, datos de ubicaciones, monumentos, información comercial o incluso vender entradas, el vending puede ser un gran apoyo para el sector turístico. Por ejemplo en el aeropuerto de Valencia, la Oficina de Turismo cuenta con dos máquinas de vending que venden la tarjeta de transporte Valencia Tourist Card, para que puedas moverte por la ciudad sin problemas. Además con la introducción de las nuevas tecnologías y la mayor capacidad de las máquinas para interactuar con el cliente, la relación entre vending e información turística es cada vez más interesante.

Y es que el atractivo del vending para el sector turístico va en aumento. Es una solución práctica, sencilla y que todo el mundo conoce que no supone una competencia desleal para ningún otro negocio, sino que puede ser un complemento perfecto para muchos de ellos. Además de ser un aliciente para que el turista se sienta como en casa.

Tareca Vending

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies